La falta de oportunidades de las mujeres en el mundo rural #DiadelaMujer

Esta semana se ha celebrado el Día Internacional de la Mujer[1] y desde Manos Unidas siempre sabemos que este día es una oportunidad muy especial para denunciar que la pobreza tiene rostro de mujer y recordar que desde su fundación hace 58 años promueve proyectos de desarrollo especialmente centrados en la mujer, protagonista esencial en su trabajo en educación para el desarrollo y en sus proyectos de cooperación que realiza en todo el mundo. Así, el último año Manos Unidas realizó 75 proyectos de cooperación destinados especialmente a la mujer que beneficiaron directamente a 220.331 mujeres y con un importe de 4.889.516 euros, lo que supone el 12% de su inversión en proyectos de desarrollo.

Este año, el Día Internacional de la Mujer se centra en el mundo laboral y en el 5º Objetivo de Desarrollo Sostenible[2] que la ONU se ha marcado para lograr que en 2030 nuestro mundo sea un “planeta 50-50” con verdadera equidad de género. Manos Unidas trabaja por la igualdad entre hombres y mujeres, requisito necesario para acabar con el hambre en el mundo y denuncia que millones de mujeres no tienen acceso, en igualdad de condiciones, a trabajos dignos, saludables y remunerados justamente.

Si nos referimos al ámbito agrícola, la ONU destaca[3] que las mujeres representan el 43% de la fuerza de trabajo en los países en desarrollo (el 20% en América Latina y el 50% en Asia y África) y realizan un aporte fundamental a la agricultura en estos países. Pese a ello, estas mujeres obtienen su sustento en el mundo agrícola casi siempre de manera informal y sin remuneración, controlan menos tierras que los hombres (menos del 20% de quienes poseen tierras son mujeres) y además tienen un acceso limitado a los insumos, las semillas y el crédito, lo que les dificulta la posibilidad de beneficiarse de muchas oportunidades económicas.

Por eso, en este Día de la Mujer, Manos Unidas destaca algunos proyectos y procesos de desarrollo exitosos que apoya en Guatemala y Perú centrados en la mujer en entornos rurales.

GUATEMALA. LA LABOR DEL MOVIMIENTO DE TRABAJADORAS CAMPESINAS

En las regiones de Altiplano y de Costa y Boca-Costa de Guatemala la situación de las mujeres campesinas es de desigualdad en cuanto al trabajo y al salario que reciben. Por ejemplo, y tal y como algunas mujeres relatan, aunque el salario mínimo ronda los 87 quetzales, las mujeres pueden recibir tan sólo 20 Q. A la discriminación económica, estas mujeres añaden en muchos casos la explotación y acoso sexual por parte de los dueños de las fincas donde trabajan y la violencia doméstica machista que sufren.

Con el objetivo de solventar esta situación, Manos Unidas apoya desde hace cinco años al Movimiento de Trabajadores/as Campesinos/as-MTC de Guatemala en un proceso de desarrollo que en los últimos tres años está especialmente centrado en las mujeres que, en el caso del Altiplano, son mujeres indígenas mam. Se trata de apoyarlas en su capacitación, para fortalecer su economía familiar y lograr la seguridad alimentaria a través de la producción y comercialización de alimentos.

Con motivo del Día de la Mujer el Consejo de Mujeres de estas regiones ha elaborado un “manifiesto” titulado “Despertemos el sentir de vivir en armonía” y que muestra tanto el sentir, como las dificultades e injusticias a las que cada día se enfrentan estas mujeres, pero también los frutos del avance en el conocimiento y reconocimiento de sus derechos y de las oportunidades que tienen gracias a este proceso de desarrollo que están viviendo. (leer manifiesto “Despertemos el sentir de vivir en armonía”)

Mujeres del MTC-Movimiento de Trabajadoras Campesijnas de Guatemala. Foto Raquel Carballo/Manos Unidas

PERÚ. LA LUCHA DE LAS MUJERES AYACUCHANAS POR LA PROPIEDAD DE LA TIERRA

En Perú, las mujeres que se dedican a la actividad agropecuaria representan el 30.8% pero de cada 10 propietarios de tierra, 7 son hombres y 3 mujeres. Estas cifras evidencian que, pese a que  trabajan la tierra, no acceden a ellas como propietarias y tampoco deciden sobre el uso de las “tierras comunales” ya que no son consideradas “comuneras calificadas”, que es el título que les otorga la propiedad de las tierras y la posibilidad de participar en las juntas directivas.

Parar solucionar esta situación de inequidad, concretamente en la región de Ayacucho, Manos Unidas apoya a su socio local SER (Servicios Educativos y Rurales), con cofinanciación de la AACID (Agencia Andaluza de Cooperación) de la Junta de Andalucía, en un proyecto bianual que comenzó en diciembre de 2015 y que persigue empoderar a las mujeres de 10 comunidades campesinas de la provincia de Huamanga para que, además, logren ser propietarias de las tierras.

Hasta la fecha ya se ha conseguido que en 7 de estas comunidades se hayan modificado los estatutos favoreciendo la incorporación de las mujeres como “comuneras calificadas”, con derecho a voz y voto. De hecho, y aunque el proyecto aún está realizándose, 490 mujeres ya han sido reconocidas como “comuneras calificadas”, y, de ellas, 13 ocupan cargos en 8 Juntas Directivas Comunales.

Con motivo del Día de la Mujer, Raquel Reynoso, presidenta de la SER destaca en un artículo que ha escrito con motivo de esta celebración, que “es fundamental que las mujeres formen parte de las directivas de las comunidades y las organizaciones indígenas para que participen en la toma de decisiones sobre la tierra y el territorio”. (leer artículo)

Mujeres ayacuchanas beneficiarias de este proyecto de Manos Unidas y la Junta de Andalucía- Foto SER Perú/Manos Unidas

OTROS TESTIMONIOS DE MUJERES DESDE PERÚ

También en Perú se han recogido estos testimonios de mujeres que han sido beneficiadas por proyectos agropecuarios apoyados por Manos Unidas. En Puno, junto a la Red Andina de Desarrollo y Corresponsabilidad (CODENET), se financian proyectos de apoyo al desarrollo de los procesos productivos y comerciales de la crianza de truchas para las comunidades indígenas Quechuas y Aymaras asentadas en los Uros (islotes flotantes) del Lago Titicaca. Asimismo, en Cuzco, el Centro Guamán Poma, y gracias a la financiación de Manos Unidas, ha logrado que cerca de 800 familias hayan mejorado su salud y su alimentación gracias al desarrollo y mejora en la actividad agropecuaria.

Iniciativas como estas destacadas por Manos Unidas, dejan patente que el adecuado apoyo y acompañamiento en el desarrollo de las mujeres en el entorno rural es garantía de éxito y tiene un efecto multiplicador que beneficia a toda la comunidad.

Abrazos de misericordia

Cuando le conoces, no lo olvidas. Es muy alto, grande. Te da abrazos enormes, de oso. De oso de peluche. Y además es muy alegre, con esa inocencia y bondad, como la de un niño.

Habla muy rápido, con mucho acento  “paraguayo”, tanto que los primeros minutos te cuesta entenderle… Pero cuando se pone más serio, sus palabras se vuelven claras, certeras, y su mirada se concentra dando  énfasis a cada idea y te mira de manera directa, casi desafiante, como un toro antes de embestir.

El Padre Luis Arias (19/8/1961, Coronel Oviedo) es el Capellán de la cárcel de Tacumbú de Asunción y Responsable de la Pastoral Carcelaria de Paraguay. Y es un sacerdote de vocación tardía después de pasar un tiempo con el Movimiento Neocatecumenal en su casa de Jerusalén. Muy pronto celebrará sus 12 años de sacerdote (5/3/2005), pero su vocación es muy clara y concreta como él explica sin tapujos: “Yo estoy llamado para la cárcel, no sabría qué hacer en una parroquia”.

El padre Luis Arias abraza a un preso del Penitenciario de Tacumbú (Asunción)La cárcel de Tacumbú, en Asunción, no sale en los últimos rankings de las peores cárceles del mundo pero sí es, sin embargo, una de las que más hacinamiento vive de América Latina. Su población interna, unas 3.400 personas, viven con gran dificultad porque duplican la capacidad de unas instalaciones que tampoco reúnen los requisitos elementales. Es la mayor cárcel de Paraguay y la situación de muchos presos, pese a los esfuerzos de sus responsables, como el recién llegado director Luis María Villagra, es inhumana, con las mafias campando a sus anchas y muchas diferencias y clasismo entre los presidiarios.Dos presos practican boxeo en el patio principal de la cárcel de Tacumbú (Asunción, Paraguay). Foto: Marta Isabel González

Para el Padre Luis todos ellos merecen una oportunidad, todos tienen una enorme dignidad, la de seres humanos e hijos de Dios  y como ha afirmado  el Papa Francisco “todos somos pecadores y, muchas veces, somos prisioneros sin darnos cuenta, (…) Ante Dios nadie puede considerarse justo (cf. Rm 2,1-11). Pero nadie puede vivir sin la certeza de encontrar el perdón” y si no entendemos que los presos de las cárceles necesitan el perdón, es que aún no nos conocemos de verdad y no hemos vivido y comprendido nuestra condición límitada y el perdón que recibimos de Dios de manera gratuita e incondicional.

El ex presidiario José "Dolores" Ramírez y el padre Luis Arias en la panificadora donde ahora trabaja José. Foto. Marta Isabel GonzálezY precisamente es en esta cárcel donde el Padre Luis realiza su labor. La Pastoral Carcelaria que él dirige se ubica en el Módulo D, donde además de ofrecer la escucha incondicional a los presos, a veces se celebran encuentros de convivencia e incluso la Eucaristía todos los viernes. Pero también allí, con la ayuda de Manos Unidas, se desarrolla un taller de corte y confección gracias a varias máquinas de coser que se solicitaron a la ONGD española. Unas máquinas que no sólo ayudan a ocupar el tiempo libre, que es el peor enemigo de los presos, sino que les ofrece una formación profesional y un futuro para cuando abandonen la cárcel.  “Este es un lugar de paso. Este no es lugar para quedarse “ asegura el Padre Luis.

Algunos de los beneficiarios del taller de costura y corte y confección que ha financiado Manos Unidas. Y por eso, porque los presos antes o después salen de la cárcel también se pidió ayuda a Manos Unidas para habilitar el Albergue Virgen de la Merced, un lugar que ha comenzado a funcionar en 2015 y en el que se ofrecen 40 plazas en un ambiente de acogida y convivencia. Un lugar que sirve de enlace entre la vida de la cárcel y la reinserción laboral y social. Y es que, el Padre Luis se dió cuenta de que la Iglesia no estaba pendiente de ellos en ese momento “sus compañeros de delincuencia eran más generosos que nosotros, les esperaban a la salida de al cárcel y les ofrecían lo que necesitaban, apoyo, dinero, un celular…”.

En la Pastoral Carcelaria y también en el Albergue, trabaja con el Padre Luis un equipo que cuenta con asistentes sociales, o con ayuda terapéutica, como la que ofrece la psicóloga Sonia Palacios. Pero además se les apoya en sus procesos legales para salir de la cárcel. La Coordinadora Jurídica de la Pastoral Carcelaria es Myriam Ramírez, una ex presidiaria que aún llora y se emociona al recordar sus días en la cárcel y que, durante su estancia en ella se formó como abogada. También, entre los barrotes encontró o se reencontró con la fé en Jesús y ahora dedica su tiempo y esfuerzos a ayudar en todo lo que puede a los presos y a que su situación cambie o no sean ninguneados por un sistema de funcionariado, muchas veces corrupto, que les ignora y denigra.

Myriam Ramírez, Coordinadora Jurídica de la Pastoral Carcelaria de Asunción (Paraguay) con Marta Isabel González (Selfie)

 

Toda la labor del Padre Luis y su equipo es, a mi modo de ver, el ejemplo más claro de la Misericordia en acción. Y genera y fortalece el necesario don de la esperanza. Una esperanza que es imprescindible recuperar en una cárcel. Como recuerda el Papa Francisco: “donde hay una persona que se ha equivocado, allí se hace presente con más fuerza la misericordia del Padre, para suscitar arrepentimiento, perdón, reconciliación, paz.”  

Durante esos días de octubre de 2016, conviviendo con el Padre Luis y su equipo, teniendo la enorme suerte de haber podido entrar junto al equipo de TVE (Pueblo de Dios) a la Cárcel de Tacumbú y también el Albergue Virgen de la Merced, hablando con sus presos y expresidiarios, pude vivir, durante la segunda semana de octubre  una experiencia personal y profesional increíble.  Y entender, al fin, justo antes de que finalizara el Año de la Misericordia lo que es y lo que significa realmente: que nadie nos salvamos por nuestras fuerzas ni méritos, que sólo el Amor con mayúsculas, sólo Dios puede hacerlo. Y aunque he tenido que esperar casi hasta el final de ese Año Jubilar*  para poder experimentarla de esta manera profunda, la experiencia mereció la pena.

El equipo de Pueblo de Dios (TVE) y de Manos Unidas a la salida de la Cárcel de Tacumbú, junto a Luis Arias y Myriam Ramírez.

 

 

Por último, os dejo el documental “Tacumbú, la cárcel que libera” elaborado por el programa “Pueblo de Dios” y su gran equipo de profesionales, gracias a Manos Unidas y en el que he tenido la suerte de participar como responsable del equipo o una especie de productora en terreno.  ¡No os lo perdáis, es digno de premio!

*(El Año Jubilar de la Misericordia finalizó el 20/11/2016 Día de Cristo Rey)

 

El Bañado de Tacumbú: la esperanza que nace del barro y la solidaridad

Por un momento me parece que estoy en algún slum de la India. La luz del atardecer ilumina el río Paraguay con tonos dorados. Y ahí están, en sus orillas, centenares de chabolas. Estoy en la Zona 8 del Bañado de Tacumbú, en el Bañado Sur de Asunción (Paraguay). Y la imagen es difícil de olvidar…Los niños, como Antonio y Fiorella, llegan del cole y juegan a las comiditas y a su alrededor, casas de tablas y chapa, sin agua, no hay saneamiento, no hay luz. Hay agua empantanada y pequeñas lagunas. Allí viven las personas, malviven, sobreviven.

Antonio y Fiorella juegan a las comiditas en la Zona 8 del Bañado de Tacumbú (Asunción, Paraguay). Foto Marta Isabel González
Antonio y Fiorella juegan a las comiditas en la Zona 8 del Bañado de Tacumbú (Asunción, Paraguay). Foto Marta Isabel González

Pero no todas las zonas se parecen a India. Por ejemplo, la calle principal de esta barriada a la que muchos taxistas de la capital no quieren entrar, ni si quiera de día,  la calle “Maestro Ursicino Velasco”, en honor al padre del misionero dominico Pedro Velasco (Ambasaguas de Curueño-León, 1946 ) es, en cierto modo “como el Paseo de la Castellana de Madrid”, o eso dice el Padre Pedro.

Una vista desde la Calle Ursicino Velasco del Bañado de Tacumbú. Foto Marta Isabel González
Una vista desde la Calle Ursicino Velasco del Bañado de Tacumbú. Foto Marta Isabel González

Pero otras zonas si se parecen, como esa Zona 8, en su parte más cercana al río, o las Zonas 3 y 4  en su parte más cercana a la laguna Irupé (que en guaraní significa “planta de agua”) que separa el Bañado de la ciudad y que son las zonas más pobres del barrio y las que más rápido se inundan. Y es precisamente ahí donde se asientan las nuevas familias, las más pobres y sin recursos que, desde otros lugares de la capital o de otras zonas del país, llegan al Bañado de Tacumbú en busca de un lugar donde vivir.

Son zonas que transmiten una enorme desolación por tanta pobreza, barro, suciedad y tantas dificultades con las que tienen que convivir las personas allí, personas maravillosas con gran dignidad y ganas de salir adelante.

img_2305
Una pequeña llega con su bicicleta a la Zona 8 del Bañado. Foto Marta Isabel González

Ese es el caso de una de las 50 familias que acaban de instalarse en la zona. La familia de Ángela Santander, de 54 años, que después de perder hace unos meses su trabajo en el parking de un supermercado porque lo soterraron, se vino a la Zona 4 del Bañado junto a uno de sus hijos drogodependiente y para criar a sus nietos Cari de 11 y Ale de 9 que son huérfanos, ya que perdieron a su madre, la hija de Ángela, el pasado 6 de enero, Día de Reyes y a su padre tres años antes por culpa de una cirrosis severa causada por el alcohol.

img-20161012-wa0031
Ángela, Cari y Ale es una de las últimas familias que ha llegado al Bañado y están en la Zona 4. Foto. Marta Isabel González

Cari (Carimel), muy espabilada y pizpireta, juega con su hermano Leandro (Ale) y con sus amigos Techi, Saurina y Brus. Juega al aire libre, cerca de la laguna llena de vegetación. Y juega al lado de una letrina infame cubierta tan sólo con unas mantas. Juega a que es la profe de matemáticas, y están haciendo los deberes. Es una profe muy concienzuda y le pregunto si quiere ser maestra de mayor, pero me dice que prefiere ser peluquera.

Cari juega a ser profesora entre el barro y ante una letrina.
Cari juega a ser profesora entre el barro y ante una letrina.

img_2138

 

Y cuando jugando, sin querer mete su pie en el agua embarrada de una grieta del suelo, se pone a recubrir esa grieta con tierra, con las manos y luego con una pala que está allí cerca. Y me explica que es así como lo hacen los mayores, “rellenan de tierra y luego ya pueden construir.”img_2159img_2185

Y así viven en esta zona de Asunción, unas 11.000 personas (20.000 si se suman todos los bañados). Unos viven en palafitos o casitas de ladrillo o bloques de cemento con sus pequeñas parcelas o patios, en los mejores casos (hay zonas que no se diferencian mucho del resto de la ciudad). Pero en los peores casos (y son muchos) viven en chabolas hechas de tablones de madera y metal que no tienen ni techo, o un techo de chapa que se vuela a la más mínima tormenta o vendaval.

img_2290
Una imagen de la Zona 8 del Bañado.

Y cuando el agua llega…todos se quedan debajo. Y aunque ya han pasado muchos meses aún se ven los restos de barro, de hierros, de sillas y otros mobiliarios destrozados…Agua y barro, es lo cotidiano de esta zona que le ha ido ganando espacio a la laguna Irupé que es la laguna sobre la que se ha creado originalmente esta barriada, claro está quitando antes a los camalotes (cocodrilos) y rellenando poco a poco a costa de poner encima toneladas y toneladas de tierra que se ha ido echando para poder construir encima, a unos 2 metros del nivel del río….

_mg_1521
Aspecto del Bañado durante las inundaciones. Foto CAMSAT

Y es que los bañados de Paraguay se inundan. Y lo hacen de manera frecuente y regular, normalmente cada 4 ó 5 años, entre abril y junio. Pero ahora ha pasado algo extraño. Quizá debido al Cambio Climático, han estado 15 años sin inundaciones (entre 1999 y 2014)  y muchas personas pensaron que no volvería a llover y construyeron sus chabolitas y sus casas y el barrio creció.

Pero de repente volvió a llover. Y en estos últimos 2 años, desde 2014 han tenido 3 grandes inundaciones que han dejado el barrio en estado catastrófico y que hizo que la gente tuviera que alojarse en algunas plazas céntricas de Asunción o en un mal acondicionado campamento militar.

Hacinamiento de la población del bañado en el Refugio del Cuartel. Foto Camsat
Hacinamiento de la población del bañado en el Refugio del Cuartel. Foto CAMSAT
img-20161010-wa0002
Foto Marta Isabel González

Y así vivieron hasta que el río bajó. La última de estas inundaciones fue en enero de 2016 y aunque hace meses que el agua se ha retirado, el agua llegó hasta los 7,8 metros sobre el nivel del mar.

Ignacio nos muestra hasta donde llegó el agua esta última vez. “Y parece increíble, -nos dice el padre Pedro-,   pero es cierto, que  un río como el río Paraguay de más de 1 kilómetro de anchura puede llegar a subir tantos metros…”. No hay nada que lo contenga, ninguna infraestructura. Y me da por pensar en Budapest y cómo tras varias inundaciones fatales una obra arquitectónica y de ingeniería maravillosa encauzó el Danubio y no volvió a haber inundaciones. Ni pérdidas materiales. Ni muertes.

Pero no todo es desolación. En estos días en el Bañado se vive con especial alegría que tras luchar junto a otras 26 organizaciones del Bañado en la Asamblea Permanente “Unidos por la Franja”, han sabido que 2.600 familias de Tacumbú serán alojadas en viviendas dignas.  Y esto sólo acaba de empezar porque lo que se quiere es viviendas dignas, servicios públicos, puestos de salud…que haya autobuses y transportes…(los autobuses funcionan sólo hasta las 20:30 h. y luego nada).

Jpeg

Ikatú en guaraní significa Podemos....se puede!!
Ikatú en guaraní significa Podemos….se puede!!

Y todo gracias a la labor del padre Pedro y su empeño y el de las personas que conforman la organización del barrio  CAMSAT (Centro de Ayuda Mutua Salud para Todos) que nació en 1989 y fue, como dice el Padre Pedro, “una gran idea” para sacar todo adelante junto a las personas de la zona. Y es que, como su padre Ursicino le decía durante los 14 años que vivió con él en el Bañado: “no sustituyas a la gente de aquí”. Y el padre Pedro no lo hizo nunca. No lo hace. Lucha con ellos, mano a mano.

El Padre Pedro Velasco, con su "tereré" (bebida típica de Paraguay) en el Bañado de Tacumbú. Foto Marta Isabel González
El Padre Pedro Velasco, con su “tereré” (bebida típica de Paraguay) en el Bañado de Tacumbú. Foto Marta Isabel González

Llegó en  1977 a Paraguay y cuando conoció la situación de estas personas y las inundaciones, un buen día de 1985 cogió las pocas cosas que tenía y se fue a vivir con ellos, no sin que esa actitud les produjera a todos cierta sorpresa. “Sólo me faltaban unas antenitas para que se creyeran que era un marciano”. Pero poco a poco y conviviendo con ellos y luchando con ellos y por ellos fue ganándose el respeto y cariño de todos y dándoles ayuda, alegría, esperanza y también dejándose allí la vida, una vida de sacerdote que vive entre los pobres aunque habría podido vivir muy cómodamente como profesor universitario que es.

Jpeg

Y cada día oficia la Eucaristía en la Parroquia de San Felipe y Santiago, en los solares de la Zona 1 donde se ubica CAMSAT y toda su obra: colegio, clases de apoyo, dispensario médico, una radio comunitaria Tape Pyahu (“un nuevo camino”), una orquesta, una escuela de danza y un club de fútbol que ya compite en la liga nacional… Proyectos hechos realidad, vivos, llenos de energía, que promueven lo mejor de los niños y los jóvenes, que dan esperanza, alegría y oportunidades de mejorar a todos. Que dan esperanza real.

img-20161013-wa0056
El padre Pedro Velasco junto a los chicos que forman el equipo de fútbol del Bañado de Tacumbú. Foto Pompeyo Sancho

Y es que CAMSAT, de la que el Padre Pedro es ahora Asesor General, ha logrado en estos años y gracias a la ayuda de muchas personas e instituciones, entre ellas Manos Unidas, revitalizar el barrio y ofrecer muchas oportunidades a todos. Y esas mujeres y hombres que componen CAMSAT como Cynthia González, Gabriela del Valle, Sofía Rojas, Vicenta Rodríguez, Angélica Benítez, Olinda Fernández, Silvia Gatti, Abraham García, Pompeya, Ignacia y un lago etcétera…son fuertes. Fuertes y llenas de alegría, de entusiasmo y se forman, muchas son trabajadoras sociales, otras enfermeras, periodistas…mujeres fuertes que se han endurecido en el barro. Como verdaderas líderes que cogen la realidad por los cuernos y luchan. Luchan por su barrio. Por sus hijos. Por sus padres y abuelos. Luchan porque el Bañado de Tacumbú no sea más un barrio marginal y sus personas sean respetadas y no discriminadas.

img-20161013-wa0003
La autora del blog junto a Cari y el Padre Pedro Velasco. Foto Pompeyo Sancho

Y yo pienso y deseo que algún día ellas estén en política. Podrían llegar a ser presidentas. Lo que ellas quieran. Se me escapa la admiración por los ojos. La emoción. Las lágrimas. Y Carimel me abraza. Y el Padre Pedro sonríe. Y después de comer todos juntos el típico “Asado Paraguayo”, el Padre Pedro, Carlos y yo, cantamos juntos el “A la luz del cigarro voy al molino” porque los tres, lo decimos con orgullo, somos de León.

Y antes de irnos, el Padre Pedro y yo nos hacemos un selfi (¡cómo no!) delante del cartel de CAMSAT que incluye esos versículos de Isaías (62:4) que dicen “no te llamarán más abandonada, ni a tu tierra desolada, sino que te llamarán deseada y a tu tierra desposada”.
Jpeg

AGRADECIMIENTO: He podido conocer toda esta realidad gracias al viaje que he realizado con Manos Unidas acompañando a un equipo de RTVE del programa Pueblo de Dios de La 2. Toda mi gratitud a Manos Unidas por lo vivido estos días y al equipo de profesionales de “Pueblo de Dios” (Ricardo Olmedo, Carlos González, Antonio Urrea y Felipe Romero).

Aquí tenéis el Programa con el reportaje documental resultante.

 

Entrevistas con @migasocial: Juan José Aguirre, denuncia el “conflicto olvidado” de Centroáfrica.

Hablar con él es para mi un motivo enorme de gozo. Le admiro desde que le conozco y me inspira en mi propia vocación y lucha contra las desigualdades e injusticas. Él es Monseñor Juan José Aguirre, misionero comboniano y obispo de la Diócesis de Bangassou. Ha cumplido 62 años (Córdoba, 1954), y en esos años lleva muchos sufrimientos vividos en el corazón, un corazón enamorado de “su pueblo”: República Centroafricana. Tanto sufrimiento y también muchas alegrías vividas, han afectado a ese corazón que ya ha sufrido tres infartos y que tiene nueve stent colocados.

20160907_115402
Un momento de la entrevista a Juan José Aguirre, misionero comboniano y obispo de Bangassou- Centroáfrica

Y precisamente por su pueblo le he podido preguntar a su paso por Manos Unidas. Y por ellos habla. Y es que él es, como él mismo se autodenomina “la voz de su pueblo”, cuya vida sólo tiene sentido cuando logra visibilizar a su población y sus problemáticas y hacer algo para mejorar las condiciones de vida de la población que vive en desde 2012 una guerra civil que le ha llevado a ser el segundo país más pobre del mundo con bajísimos niveles de nutrición, acceso a sanidad y con un nivel de analfabetismo superior al 66% en el caso de las mujeres.

  • ¿Por qué Centroáfrica debería de dejar de ser un “conflicto olvidado” y estar presente en los medios de comunicación?

Por supuesto que debería estar. La situación que vivimos allí es muy importante y allí se está cociendo mucho. Tenemos un nuevo presidente que ha sido posible gracias a la visita del Papa Francisco en noviembre de 2015. Todo el mundo acepta que esa visita desbloqueó la situación que se vivía en el país y posibilitó una campaña electoral de 4 meses y que se eligiera el presidente que hay ahora.

Al irse el Papa la situación cambió, el paréntesis se cerró y la situación sigue siendo muy dura. Todo el centro del país está movilizado, armado. Las armas llegan desde el Chad y los países que están repletos de petrodólares son los que financian esas armas, su compra y su distribución a los grupos armados radicales.

La visita de Papa Francisco desbloqueó la situación del país al menos unos meses Foto Misión de Bangassou/Fundación Bangassou
La visita de Papa Francisco desbloqueó la situación del país al menos unos meses Foto Misión de Bangassou/Fundación Bangassou

Los grupos terroristas y guerrilleros de Centroáfrica están financiados por esos países que aquí vemos en las camisetas de los grandes equipos de fútbol. Nos causa mucho desasosiego ver que con el mismo talonario que se han pagado los jugadores de fútbol más importantes se han pagado también los kalashnikov y que esas armas acaban llegando a Centroáfrica.

Y me enfado cuando no se nombra el conflicto de Centroáfrica y al LRA (Lord’s Resistance Army) fundado por Joseph Kony, como uno de los grupos terroristas más peligrosos. A nosotros nos ha dado muchísimos sufrimientos en los últimos 8 años. Actualmente nos están haciendo vivir un calvario, están atacando las misiones, los poblados, robando y degollando a las personas. Encontrados a personas degolladas en los caminos. El pasado mes de enero se atacó una misión en Bakuma y maltrataron a las religiosas que allí vivían y las atacaron y humillaron.

  • ¿Qué consecuencia tiene para Centroáfrica y su población, este aislamiento mediático?

Centroáfrica debería de estar en las noticias. A veces pasan algunos periodistas por allí y eso es maravilloso y algunos hacen grandes descripciones. Pero son siempre pinceladas. Pero esos casos son excepcionales. Luego la situación se desdibuja y esa nebulosa informativa ayuda a que las multinacionales se fijen en Centroáfrica y vengan a explotar su uranio, su oro, sus diamantes, su madera y las materias primas que encuentran a buen precio y que Centroáfrica no puede explotar ellas mismas.

La ayuda al desarrollo de esas multinacionales es mínima. Sólo ayudan a las personas que están haciendo el trabajo que ellos necesitan. Pero calculamos que el 95% de las ganancias son para la multinacional.

El día en el que África sea capaz de gestionar sus materias primas será el día en el que África será el continente con más proyección. Y es que

se calcula que en 2050 será el continente más poblado de la tierra, pero también el más joven, con un 45% de la población de menos de 18 años.Foto Misión de Bangassou/Fundación Bangassou
se calcula que en 2050 será el continente más poblado de la tierra, pero también el más joven, con un 45% de la población de menos de 18 años.Foto Misión de Bangassou/Fundación Bangassou

Y a Centroáfrica le pasa igual, es muy joven. Pero están maniatados a la hora de gestionar las materias primas. Y no queremos ser mal pensados, pero a veces parece que la existencia de los grupos armados rebeldes les conviene a muchas multinacionales. Los soldados del gobierno ugandés y los cascos azules, están allí pero no se inquietan ante la violencia que vivimos en Centroáfrica. Les vemos muy pasivos y asumiendo pocos riesgos. En las ciudades su sola presencia impresiona. Pero en las zonas rurales la LRA es dueña de todo. Y cuando informamos a los cascos azules, hacen de todo para no ir.

El 75% de Bangassou, al este del paísm está totalmente dominada por la LRA. Y el 25% restante por la Seleka, los fundamentalistas musulmanes. Y extrañamos la presencia de esos “ranger” americanos. Porque allí no están defendiendo nada y creemos que están presentes por motivos económicos.

  • ¿Cuál serían las tres principales cuestiones que hay que solventar para lograr el desarrollo en Centroáfrica?

La falta de paz es semilla de subdesarrollo. Y es evidente que hasta que no se solucione la situación de violencia, y se pare a los grupos armados que atacan y pisotean a la población sin ton ni son no puede haber desarrollo. La gente no puede ir al campo, ve como sus familias son diezmadas por secuestros. Ven como la vida no tiene valor, la muerte está baratísima. Y mi primer deseo es ese, que la violencia y esos grupos armados desaparezcan de Centroáfrica y de todos los países que la sufren.

Una vez que tengamos paz, la siguiente cuestión a solucionar son las carreteras. Las carreteras son horribles. Sin infraestructuras no se puede lograr el desarrollo. Durante todo el año yo circulo a una media de 15/20 Km/hora. Sin carreteras no puedes hacer circular tus productos y traer otros productos. En Bangassou tenemos que pagar el saco de cemento 5 veces más que en Douala (Camerún) y así cada proyecto es más costoso. Sin carreteras la gente no puede poner planchas de cinc a sus casas, ni vender sus productos. En época de lluvias las carreteras están convertidas en barrizales y se resbala como si fuera mantequilla.

Una de las "carreteras" de la diócesis de Bangassou Foto Misión de Bangassou/Fundación Bangassou
Una de las “carreteras” de la diócesis de Bangassou. Esta situación quedó estupendamente reflejada en la película de Javier Santamaría “El corazón de África” http://www.elcorazondeafrica.com/ Foto Misión de Bangassou/Fundación Bangassou

Y, por último, una vez tengamos paz y carreteras, acometer proyectos de desarrollo que hagan que la población encuentre salida a sus situaciones, cooperativas…

Cooperativas como la que acabamos de iniciar en Bangassou, que es una cooperativa de mujeres solteras. Mujeres que han sido secuestradas y violadas por la LRA y que regresan muy afectadas, a veces embarazadas o madres de algún hijo fruto de esas violaciones; o mujeres con Sida, con pocas fuerzas o mujeres cuyos maridos han sido asesinados o han huido. En esa situación desde la diócesis de Bangassou se les propone que tengan esos hijos y se los den en adopción. Y se les propone unirse a esa cooperativa y recuperar la dignidad. Se ayudan entre ellas y viven de manera comunitaria en casas adosadas. Y tienen un taller de costura donde reciben encargos, como el que preparan ahora de pañuelos para una asociación de mujeres contra el cáncer de Málaga.

Ese proyecto surgió de una cena benéfica en Córdoba en marzo y después de eso las casas se han podido construir gracias a la donación de 100 sacos de cemento por parte de Ahmed, un amigo musulmán libanés. El trabajo por los más desfavorecidos nos une a todos, seamos de la religión que sea. De hecho, Ahmed me toma el pelo y me dice “ahí en Bagassou el único que vive el Corán, eres tú”. Y nos reímos.

También tenemos un proyecto de soldadura. Para jóvenes sin trabajo. Hemos formado a un sacerdote en Madrid, Benjamin, que además de saber construcción y dibujo, ha aprendido mecánica en el Instituto Tierno Galván y ahora está realizando unas prácticas en los camiones de Iveco y conseguirá un taller para poder trabajar en cualquier lugar. Y en Navidad podrá formar a los jóvenes de Bangassou en Centroáfrica. Todo gracias a los sacerdotes Ramón y Paco Puértolas, sacerdotes de una parroquia de Las Matas, que le facilitaron esa formación.

 

Una imagen del taller de soldadura. Foto Misión de Bangassou/Fundación Bangassou
Una imagen del taller de soldadura. Foto Misión de Bangassou/Fundación Bangassou
  • ¿Cuál es la ayuda que la ONG española Manos Unidas está dando a la población de la Diócesis Bangassou?

Estos días estoy presentando a Manos Unidas el cuarto proyecto de desarrollo. La formación de un colegio de formación primaria en Bema, pequeña localidad de 15.00 habitantes al sudeste del país. También construimos una maternidad, otro colegio, el Saint Pierre Claver en Bangassou y una escuela de secundaria también en Bema. Esta escuela tiene 300 alumnos procedentes de poblaciones de cientos de kilómetros a la redonda y el buen resultado que ha dado ha aumentado la confianza de la población por su seriedad y dinamismo.

Pero el probelma es que los alumnos llegan con un nivel muy bajo, por lo que ahora estamos pidiendo a Manos Unidas el apoyo para la construcción de una escuela de primaria, con 6 aulas, un despacho, un almacén y dos bloques de letrinas que permitirá a 300 niños de Bema acceder a una educación primaria de calidad. Se beneficiará indirectamente a 1.800 personas. Y la idea es tenerlo finalizado en 2018.

Una imagen de la escuela de secundaria de Bema financiada por Manos Unidas- Foto Misión de Bangassou/Fundación Bangassou
Una imagen de la escuela de secundaria de Bema financiada por Manos Unidas- Foto Misión de Bangassou/Fundación Bangassou
  • ¿Además de estos proyectos, qué más proyectos estáis realizando?

Además de estos proyectos tenemos proyectos asistenciales y proyectos de formación. Los asistenciales son necesarios porque trabajamos con gente muy pobre, enfermos de sida en fase terminal, algunos no pueden ni levantarse…no tienen manos para coger la caña ni agua donde pescar.  Por ejemplo, tenemos enfermos de demencia senil acusados de brujería. Tenemos 4 “Casas de la esperanza” con unas 100 personas que estarían quizá muertos. Porque en África se buscan chivos expiatorios cuando hay cualquier tensión, es decir, si por ejemplo hay una muerte de un joven o un niño se busca un “culpable” porque son situaciones “no normales” y entonces se busca al culpable y alguien da el nombre de una de esas personas mayores, que no tienen a nadie que les proteja y por eso se decide acusar a esas personas mayores.

Pero también tenemos proyectos de educación. Son los proyectos que crean la cohesión social, porque en los proyectos educativos se une a cristianos, protestantes y a gente de sectas. Los niños viven y conviven y este contacto, que en el barrio está prohibida, en el colegio no. Y esa unión previene conflictos. O tenemos otro proyecto como uno de oftalmología y allí, por ejemplo, esperaban las personas para ser operadas del segundo ojo de cataratas. Venían cristianos, católicos, musulmanes, incluido el Imán de la mezquita de Bangassou. Ese sufrimiento unió a todos, porque el sufrimiento traspasa esas barreras y se da la cohesión y esto previene conflictos.

Y además estos proyectos están dándose en lugares rodeados por la guerrilla. Y esto es un impulso, un estímulo. Porque justo ahí, donde parece que nos quieren hundir, es justo donde empezamos esos proyectos. En Mboki por ejemplo llevamos 2 años de escuela primaria y nos atacan por todos los sitios. Nosotros luchamos esa violencia y ante esa violencia contraponemos el desarrollo: acallamos la violencia con gestos de desarrollo. Y allí, precisamente en Mboki será donde yo vaya a pasar la Navidad este año. Los primeros que van a este tipo de proyectos, son mis 25 sacerdotes y 23 monjas, que aguantan lo inaguantable. Y que a veces se quiebran cuando viven mucho estrés…como cualquier otra persona, pero son los verdaderos agentes de cambio en todos estos proyectos.

Una reunión de mujeres de diferentes confesiones religiosas. Foto Misión de Bangassou/Fundación Bangassou
Una reunión de mujeres de diferentes confesiones religiosas. Foto Misión de Bangassou/Fundación Bangassou
  • ¿Cómo se vive allí la situación de crisis internacional con los refugiados?

La Diócesis de Bangassou es una de las 10 diócesis del país y la segunda más grande del país, tan grande como la mitad de Andalucía. Nuestra labor llega a casi todos los sitios, excepto a la zona del Norte que es selvática, zona que toca con Sudán y que está muy deshabitada. Es justo ahí donde llegan los guerrilleros, pero también los refugiados de la guerra de Sudán porque hay una frontera permeable de 1.000 Km. Allí nadie te va a pedir ningún papel. No hay concertinas.

Y precisamente los refugiados y también los desplazados, son la otra cara de la moneda. Sudán del Sur vive una guerra civil brutal y es realmente increíble ver cómo se acoge en un país tan pobre como República Centroafricana a los refugiados que llegan de ese infierno vecino. Un caso que hemos conocido es una pequeña niña ve caer bombas, incendian su casa y alguien se la lleva y llegan a la frontera después de caminar 2 días. Pasan de “su casa” Sudán, y llegan a su otra “casa” que va a ser Centroáfrica. Les acogemos. Quizá dentro de unos años sea al revés y seamos nosotros los que seamos acogidos al otro lado.

Hay quien dice que en esas fronteras nos entra gente peligrosa, pero ese es el argumento de los egoístas. Yo conozco un pueblo cerca de Roma con el 40% de africanos. Hablé con el alcalde y me decía cómo habían revivido, cómo se había revitalizado la vida de todos. No sé cómo teniendo tantos pueblos vacíos como tenemos podemos seguir pensando que no tenemos sitio para los refugiados o los desplazados.

  • Antes de despedirnos ¿se está cuidando?

Sí, me cuido. Estoy tomando todas las pastillas que me dicen. Y también estoy presionando al Vaticano para que me den un obispo auxiliar para poder delegar las cosas y poder venir más a España y ayudar a financiar los proyectos directamente, porque aquí, en persona y directamente se puede hacer mejor la negociación y la búsqueda de recursos y financiación.

“ALBINO” muestra la realidad del albinismo en Tanzania a través de la fotografía de Ana Palacios

Por favor, no más fotos lacrimógenas. No más fotos que nos inspiren un asistencialismo efímero de base emocional.  Y es que, sensibilizar sobre la realidad de los que más sufren en nuestro mundo, no tiene por qué ser a través de las “típicas fotos oenegeras” a las que estamos acostumbrados: fotos de niños famélicos, sucios, con miradas lastimeras y con enfoques en “picado” que nos sitúan como espectadores que lo miran todo desde arriba, protegidos por una burbuja invisible, como si siempre, pase lo que pase, queramos asegurar que somos superiores, que esa situación y pobreza nos interpela e impacta, pero no nos alcanza nunca ni nos saca de nuestra cómoda zona de confort.

La fotoperiodista Ana Palacios  ha decidido cambiar su vida de productora de grandes producciones con directores  como Ridley Scott o Roman Polansky, y sustituir el cine del más alto nivel por la fotografía documental para fotografiar las realidades más duras que sufren las personas en África y otros países del mundo.

Y lo que hace no es nada fácil ni habitual. Ana transmite a través de sus fotos, la realidad más digna, vital y positiva de las personas que sufren las más duras situaciones de desigualdad, pobreza, exclusión, maltrato o abusos en los países más pobres de África. Y lo consigue: sus fotos y su mirada no ocultan la realidad pero además, consiguen acercarte más a esas personas como a tus iguales. Como lo que son.

Zawia, con zuecos verdes, y sus amigas, terminan las clases a las cinco de la tarde y vuelven rápidamente a Kabanga donde se sienten mas seguras para jugar antes de que una cocinera del gobierno sirva la cena para todos en el comedor comunal a las seis en punto. FOTO Ana Palacios
Zawia, con zuecos verdes, y sus amigas, terminan las clases a las cinco de la tarde y vuelven rápidamente a Kabanga donde se sienten mas seguras para jugar antes de que una cocinera del gobierno sirva la cena para todos en el comedor comunal a las seis en punto. FOTO Ana Palacios

ALBINO es su nueva publicación y un relato visual sobre el problema principal de las personas con albinismo y su situación en Tanzania: la ausencia de melanina unida a la falta de una adecuada protección solar les desencadena un cáncer de piel que reduce su esperanza de vida a menos de treinta años.

Pero Ana no se olvida de nadie y en su libro hace un homenaje a varias ONG y médicos españoles que luchan por resolver esta  situación en Tanzania, el país con mayor prevalencia de personas con albinismo del mundo.

Así, la publicación y la exposición muestran a través de la fotografía: la vida en “Kabanga”, un refugio apoyado por la ONG AIPC Pandora, donde los albinos pueden vivir sin miedo; la labor de un grupo de médicos españoles, liderados por el doctor Pedro Jaén, Presidente de la Academia Española de Dermatología y Venereología, que desde hace ocho años trata a cientos de albinos en el “Kilimanjaro Christian Medical Center”, además de realizar talleres de formación a personal sanitario local y la labor de la ONG África Directo que apoya la fabricación los fotoprotectores Kilisun de manera local, sostenible con distribución gratuita para prevenir las lesiones de piel que afectan a las personas con albinismo en todo el continente.

El libro "ALBINO" de Ana Palacios puede comprarse en http://ponteensupiel.com/index.php/libro-albino/ Su venta es a beneficio del proyecto Kilisun de África Directo.
El libro “ALBINO” de Ana Palacios puede comprarse en http://ponteensupiel.com/index.php/libro-albino/ Su venta es a beneficio del proyecto Kilisun de África Directo.

UN LIBRO Y UNA EXPOSICIÓN

Los textos del libro ALBINO están firmados por profesionales de alto nivel del mundo de la salud y la cooperación, como: Pedro Jaén, Presidente de la Academia Española de Dermatología y Venereología, José Luis de la Serna, subdirector de El Mundo (2000-2015) y presidente de WakeAppHealth, José María Márquez, director y fundador de la ONG África Directo y Mafalda Soto, impulsora del proyecto de fotoprotectores Kilisun vinculado a  África Directo.

Ana Palacios, quiere visibilizar a la comunidad albina de Tanzania a través de este trabajo documental llevado a cabo durante los últimos cuatro años. Este proyecto que combina arte y solidaridad muestra con una gran sensibilidad un drama humano y pretende generar un estímulo para apoyar el cambio en su lector o visitante.

La fotoperiodistas Ana Palacios ante una de sus imágenes. FOTO Pablo Cuadrado
La fotoperiodistas Ana Palacios ante una de sus imágenes. FOTO Pablo Cuadrado

Como muestra de este compromiso, la autora, dona los beneficios derivados  de los derechos de autor generados por la venta  de esta publicación a la ONG África Directo para el desarrollo del proyecto de fotoprotectores Kilisun. (comprar aquí)

Además, ALBINO consta de una exposición de 50 fotografías comisariada por la gestora de arte contemporáneo Alicia Ventura. La expo ha arrancado en verano en Huesca y podrá visitarse a lo largo de este año y de 2017 en otras salas de Málaga, Sevilla, Alicante, Barcelona, Gijón, Madrid, Murcia y Valencia, entre otras.

El libro y la exposición ALBINO cuentan con el apoyo de la DIPUTACIÓN PROVINCIAL DE HUESCA y el AYUNTAMIENTO DE HUESCA. La exposición cuenta, además, con el patrocinio de  TELEFÓNICA.

“La trata podría terminarse si hubiera verdadera voluntad de luchar contra las mafias” Covadonga Orejas. Entrevistas con @migasocial

Covadonga Orejas es asturiana, pertenece a la congregación de las Carmelitas de la Caridad “Vedrunas”. Hace 14 años que vive en África y coordina la Comisión de Justicia y Paz en las comunidades que esta congregación tiene en África(Togo, Guinea Ecuatorial, Gabón y R. D. Congo).

Desde hace 7 años es responsable de proyectos contra la trata y para la protección de menores en Togo y Gabón, que son países de origen y de destino de menores víctimas de tráfico. Muchos de esos proyectos están financiados por Manos Unidas y por eso he tenido ocasión de entrevistarla  con motivo del Día Mundial contra la Trata que cada año se celebra el 30 de julio.

  • ¿Cómo es el proceso de la trata en Togo y Gabón?

Las personas que trabajan para los traficantes van a los pueblos y engañan a jóvenes y a sus familias diciendo que les espera el “paraíso” si se van con ellos. Es decir, les venden la idea de que van a estudiar y ganar mucho dinero para poder ayudar a sus familias, estudiar, etc.; la realidad es otra. Una vez que abandonan el pueblo atraviesan la frontera de Togo hacia Benín y Nigeria. Allí, les embarcan en una patera por cuatro días hasta Libreville.

La red se encarga de que las chicas sean colocadas para trabajar en casas donde no recibirán nada. Todo su salario se lo lleva la “patrona” y generalmente sufren muchas carencias, maltrato y abusos durante su tiempo de esclavitud.

Hay otro tipo de tráfico interno en el mismo país de origen. Las niñas, a partir de diez años, son llevadas a la ciudad y ahí trabajan en los puestos del mercado o como vendedoras ambulantes. Sin derecho a la escuela ni a un sueldo, con una salud y alimentación precarias. Y muchas veces sufriendo a la vez golpes de sus patronas, quienes les impiden el contacto con su familia.

  • ¿Cuál es la labor que realizáis las Carmelitas Vedrunas y cómo están ayudando los proyectos que financia Manos Unidas a luchar contra esta situación? 

Hay varias acciones diferentes, tanto en Togo como en Gabón:

  1. Educación. A través de las escuelas, mercados, encuentros con las autoridades, maestros y policía… Abrimos los ojos a grandes y pequeños sobre las consecuencias de la trata y el derecho a la protección de toda persona.
  2. Acogida de las víctimas. Se trata de todo un proceso de reconstrucción de la persona hasta que vuelve a confiar en sí misma y en los otros. Hasta que recupera la salud, hasta que aprenden a leer y escribir, o a tener un oficio para no volver a ser dependientes de otros.
  3. Apoyo jurídico a las víctimas y denuncia de los obstáculos como la corrupción que permiten la impunidad de los traficantes. También tareas de presión política o advocacypara que los gobiernos cumplan los tratados que firman, para que la ley no se quede en papel mojado y beneficie y proteja a las víctimas y no a los traficantes. Luchamos contra la corrupción y eso nos ha animado a presentar informes a Naciones Unidas y la Unión Africana, para poner nuestro grano de arena en este inmenso combate.
  4. Formación de nuestros equipos y de otras personas con las que colaboramos para que sepan cómo reaccionar mejor y qué hacer cuando conocen un caso; cómo acompañar a las menores víctimas de la trata, cómo denunciar a quienes explotan a otras personas.
Sesión de sensibilización sobre la trata en Kekeli, Togo. Foto Carmelitas de la Caridad Vedrunas
Sesión de sensibilización sobre la trata en Kekeli, Togo. Foto Carmelitas de la Caridad Vedrunas
  • ¿Qué es, en tu opinión, lo peor de la trata?

Lo peor es que es inhumano. Destroza la vida de personas inocentes. Causa mucho dolor. Y lo peor también es que podría terminarse si hubiera verdadera voluntad de luchar contra las mafias.

  • Cuéntanos algún caso que te haya llamado realmente la atención.

Una de las chicas que ha pasado por todo este proceso como víctima es hoy una persona activa contra el tráfico, nos ayuda a hablar con otras chicas para que se atrevan a romper con el círculo de la explotación. Su vida no es fácil. Está enferma, pero eso no le impide ayudar a otras.

A las personas sólo se las recupera en parte. Y de sus traumas y estigmas no se recuperan. Pero es increíble ver cómo estas personas, que han sufrido tanto, caminan a veces con sus heridas mejor que nosotras con las nuestras. Siempre queda lugar para la esperanza. Eso es lo que he aprendido de quienes, cada día al salir el sol, viven su vida como un combate por la supervivencia y por la libertad.

Unos pequeños leen comics en el centro Kekeli de Togo. Foto Carmelitas de la Caridad Vedrunas
Unos pequeños leen comics en el centro Kekeli de Togo. Foto Carmelitas de la Caridad Vedrunas
  • La iglesia católica está muy involucrada en este tema, y el Papa Francisco, de manera muy especial ¿Cuál es el papel de la iglesia en esta cuestión?

Una parte de la Iglesia ya conoce esta realidad y muchas religiosas por todo el mundo trabajamos en red para defender a las personas que sufren la trata. El Papa nos ayuda con su impulso y, sin embargo, aún nos falta movilizar a los responsables de las iglesias locales de los países de origen para que nos apoyen en la defensa de los más desfavorecidos y la lucha contra la corrupción; y en los países de destino para que denuncien la demanda, nos apoyen en la defensa del cumplimiento de la ley y en la lucha contra la corrupción. Si no hubiera demanda y explotadores, la trata desaparecería.

En septiembre de 2015 tuvimos un encuentro de delegados de todos los continentes, del que salieron recomendaciones para todas las Iglesias locales. El Papa nos recibió y nos animó a seguir. Él es el primero en mostrar por qué la Iglesia no puede desentenderse de los más pequeños, de los que más sufren, de quienes no cuentan para otros, porque son los primeros para Dios (Mt. 25). Para algunos gobiernos no existen. La Iglesia habla con ellos. Toma partido por los más vulnerables y eso nos sostiene en el camino.

Covadonga Orejas (2), Foto Javier Mámol/Manos Unidas
Covadonga Orejas (2), Foto Javier Mámol/Manos Unidas
  • ¿Qué tres o cinco cosas se te ocurren que habría que hacer para luchar más y mejor contra esta situación a nivel nacional e internacional?

Desarrollo y educación en los lugares de origen; lucha contra la corrupción policial, judicial, de los gobiernos y asistencia a las víctimas; lucha contra la demanda en los países de destino, educación y sensibilización, y seguir protegiendo a las víctimas. Además, a nivel internacional necesitamos seguir exigiendo a los gobiernos que cumplan los tratados internacionales que firman para defender los derechos de todos.

  • ¿Qué te parece que se celebre este Día? ¿Ayuda a concienciar y luchar contra esta situación?

Sí, es importante que al menos una vez al año la gente se pregunte por qué sigue existiendo la trata, estas nuevas formas de esclavitud que siguen vigentes en todos los continentes en pleno siglo XXI. Cada año hay que celebrar los avances y llorar los sufrimientos de personas que han caído en estas redes y que no disfrutan de los mismos derechos que otras personas vamos alcanzando.

Cada año hay que agradecer y animar a quienes eligen permanecer mirando día a día la realidad no virtual e inhumana de la trata, para abrazar y secar las lágrimas de las niñas, para defender sus derechos y buscar salidas en un mundo muy duro para ellas.

Sin embargo, aunque un día al año los medios hablan de esta realidad, nosotras vivimos cada día cara a cara con el dolor de este fenómeno. Gracias al apoyo de quienes colaboran con Manos Unidas y con nosotras directamente, podemos acoger a estas chicas y ofrecerles una oportunidad de rehacerse y seguir adelante. Es una gran alegría verlas dejar nuestra casa e iniciar sus proyectos de vida.

Este año hemos estado en Roma, en el Vaticano, para coordinar con otros nuestros esfuerzos y gracias a UNANIMA (coalición internacional de religiosas que trabaja por los derechos de la mujer y del niño), también ante las Naciones Unidas en Ginebra y todo ello para denunciar el incumplimiento de la Convención de Derechos del Niño, el protocolo de Palermo y las leyes nacionales en este país. El Estado ha prometido, pero no cumple.

Es la buena voluntad de quienes nos ayudan lo que sostiene a estas jóvenes y lo que permite que podamos continuar trabajando por un mundo mejor, paso a paso, día a día.

De la persecución religiosa al tráfico de personas en Kandhamal #DiaMundialContraLaTrata

En una reciente visita a España a los Servicios Centrales de Manos Unidas he tenido la ocasión de hablar con Father Manoj Kumar Nayak, un joven sacerdote diocesano de 41 años, con estudios empresariales y un MBA especializado en Dirección de Proyectos en el entorno Rural.

Father Manoj nació en Tiangia, una pequeña localidad del distrito de Kandhamal (Odisha, India), en 2004 se ordenó sacerdote en la Diócesis de Cuttack y en 2008 regresó al distrito de Kandhamal. Desde entonces, entró a formar parte de la organización Jana Vikas, socia local de Manos Unidas en la lucha contra la trata de personas en India y desde 2011 es su director.

Y su regreso a Kandhamal no pudo ser más oportuno. Precisamente allí, en agosto de 2008 fueron asesinados más de 100 cristianos, más de 6.500 casas fueron quemadas, 395 iglesias e instituciones cristianas fueron atacadas y 56.000 personas fueron obligadas a desplazarse a campos de refugiados temporales o abandonar el estado. Aún hoy, 10.000 personas no han regresado. Father Manoj nos explica la situación de tensión en la que se vive en esta zona, ya que “los agresores aún están libres y para los familiares de los asesinados y los afectados, vivir con quienes les atacaron, es difícil”.

  • ¿Qué ocurrió en 2008 y cuál es la situación hoy en Kandhamal?

El conflicto surgió cuando a los cristianos se les culpó del asesinato del gurú Swami Lakshmanananda, líder del grupo nacionalista hindú Vishna Hindu Parishad. Y aunque los guerrilleros maoístas reivindicaron el asesinato del gurú, los fundamentalistas hindúes desencadenaron en Kandhamal la más feroz masacre contra la minoría cristiana jamás antes vista en India.

Ahora, con el nuevo gobierno radical hinduista vivimos en una calma tensa porque muchas veces los grupos de RSS (Rashtriya Swayamsevak Sangh) atacan con palos y varas y no tenemos protección. Pero lo curioso es que mucha gente, dhalits (descastados) y musulmanes, después de la persecución y viendo el trabajo y ayuda que los cristianos hemos seguido desarrollando, han abrazado el cristianismo.

  • ¿Cuál es la labor específica de Jana Vikas con las víctimas de la trata y tráfico humano?

La migración es uno de los principales retos para Jana Vikas. Y es que mucha gente se ha ido fuera de Odisha a otros estados buscando trabajo, oportunidades, seguridad, paz. Muchas veces estas personas han acabado viviendo en los slums (barrios marginales) de Bhubaneshwar (capital de Odisha) o de Cuttack (antigua capital), pero también se trasladan a ciudades de otros estados como Kerala, Goa, Tamil Nadú o Delhi.

Y la realidad es que, de esta migración, no todo es migración. Muchas personas han sido traficadas e incluso asesinadas, como el caso de un joven que hemos sabido que ha sido asesinado en Kerala y del que no hemos podido recuperar su cadáver al no saber exactamente dónde se encontraba trabajando.

  • ¿Cómo es el proceso de la trata en Odisha y cómo son las personas con las que trabajáis en Jana Vikas?

La trata siempre comienza con una promesa falsa: la promesa de una vida mejor, de mejor trabajo, de más dinero. Las personas, que son muy pobres y están muchas veces desesperadas, no son capaces de ver otra salida a sus situaciones de pobreza, desigualdad y discriminación.

Al acceder al trato que las mafias les ofrecen, las personas pierden al irse sus pocas propiedades o viviendas. Y como no encuentran esas oportunidades que les ofrecían, acaban siendo explotados en condiciones inhumanas, prostituidos, o incluso usados en tráfico humano y de órganos. No regresan; y si regresan, no tienen nada.

Las personas con las que trabajamos son chicos y chicas de entre 15 y 35 años, que han sido vulnerados y que necesitan apoyo legal y humano. A veces ellos y otras veces las familias, acuden a Jana Vikas, donde se les ofrece ayuda en el rescate de las personas, facilidades para su acogida y reinserción y oportunidades de formación para poder optar a una vida mejor.

Father Manoj, director de Jana Vikas-Foto IreneH-Sanjuan/Manos Unidas
Father Manoj, director de Jana Vikas-Foto IreneH-Sanjuan/Manos Unidas
  • ¿Cuál es el trabajo esencial de Jana Vikas?

Jana Vikas trabaja en cuatro barrios de los 12 que hay en Kandhamal y estamos empezando a trabajar en otros cuatro, lo que supone trabajar con más de 10.000 personas al año.

Nuestro trabajo se centra en la reconstrucción del distrito de Kandhamal, dar apoyo legal y educativo, y trabajar con la comunidad en procesos de paz, asesoría y acompañamiento. Además, realizamos proyectos de promoción social, gobernanza y ofrecemos becas y facilidades educativas a las minorías cristianas. Y en relación a la trata y el tráfico de personas, actuamos esencialmente en tres líneas:

1.- Programas de Sensibilización en las ciudades y poblados, sobre todo con los padres. Les enseñamos a detectar los posibles engaños a los que son sometidos. Esto lo solemos hacer con impactantes representaciones de teatro de calle (“Street Plays”) o con la proyección de películas de sensibilización (“Screaming Film”) para enseñarles lo que ocurre en realidad. Y después se tiene un encuentro y debate con las comunidades para hacerles ver cómo sucede y cómo se puede poner fin a esa situación.

También hemos creado Comités Locales formando a líderes comunitarios para asesorar a la población y prevenir el tráfico. Y se colabora con la línea telefónica gratuita de atención a la infancia, la “Child Line”, para poder informar de las situaciones que se dan y dar protección legal y asesoramiento por teléfono.

2.- Rescate de las víctimas. Para esto colaboramos con las familias, con instituciones de la zona y con la policía. Y no es una tarea sencilla. Incluso hemos tenido casos en los que han venido policías desde Delhi. Aunque a veces la policía colabora y otras no.

3.- Centros de Acogida y Rehabilitación de Víctimas del Tráfico. En ellos acogemos a los jóvenes, ya que, en ocasiones, cuando estos niños y jóvenes regresan, los padres no los acogen. A veces, porque ellos fueron quienes les vendieron y sienten vergüenza. Otras, porque la realidad que han vivido estos jóvenes supone un tabú y una estigmatización de la familia. Todo esto supone un dolor añadido para las víctimas. Actualmente alojamos a unos 70 jóvenes que se quedan entre 3 y 6 meses recibiendo talleres y formación profesional en costura, en mecánica u otros conocimientos. Y además les ofrecemos acompañamiento psicológico y apoyo por medio de profesionales de servicios sociales. Después de este proceso los jóvenes se casan o trabajan en talleres de costura o se van a otros lugares a trabajar. Pero con un futuro más claro.